No toda la grasa es perjudicial
home // page // No toda la grasa es perjudicial
Grasa

No toda la grasa es perjudicial

Las creencias acerca de la grasa evolucionan

Si volvemos a los años 80 o 90 encontramos el origen del tabú que se mantiene hasta nuestros días. Comprar cualquier cosa que no fuese baja en grasa era impensable. Y hoy en día es casi igual. En aquel entonces, la mantequilla y las yemas de huevo encabezan la lista de “no comer”. Mientras que los carbohidratos refinados y alimentos envasados eran la panacea de la buena alimentación.

Hoy en día los médicos y expertos han abierto el abanico de productos  como leche entera, aguacate, manteca y aceite de coco, reconsiderándolos como alimentos necesarios y beneficiosos en su justa medida.

Comer grasa para perderla

Sin embargo, algunas personas todavía cuestionan qué tipo de grasas deben comer y exactamente cómo afecta el cuerpo. Mark Hyman médico y  autor de la “Comer grasa, Get Thin Cookbook”, ha llegado a afirmar que la ingesta de grasas en justa medida puede ser beneficiosa precisamente, para la pérdida de la misma.

Eliminar completamente o limitar las grasas de su dieta puede hacer que ganemos peso. A menudo porque el cuerpo empieza a sentirse tan privado, que puede provocar impulsos de ingesta de grasa en momentos poco propicios. Provocando que ingiramos alimentos poco o nada beneficiosos y con un alto contenido en grasas. Un juego mental. Por el contrario, algunos estudios han encontrado que los alimentos grasos pueden ayudar en la pérdida de peso.

grasa

Grasa saludable

“El problema con la mayoría de las dietas es que carecen del ingrediente clave que hace que la comida sepa bien y se reduzca el hambre “. Dice el Dr. Hyman. Ese ingrediente es la grasa. “Las grasas saludables son la mejor fuente de energía para su cuerpo, y mantienen su metabolismo y los mecanismos de quema de grasa funcionando a pleno rendimiento”, explica el Dr. Hyman.

La investigación que apoya esto, demuestra que una dieta baja en grasa podría ralentizar el metabolismo.

Esto provocaría en el largo plazo que el cuerpo no comprenda como asumir la grasa y por tanto, sea incapaz de deshacerse de ella. Es el típico ejemplo de la persona que cumple a rajatabla su dieta durante un tiempo y debido a una relajación de costumbres pasajera, aumenta muy rápidamente de peso.

Tu salud es importante para nosotros, por ello ponemos a tu disposición nuestro comparador seguros salud. Consulta rápidamente todas las compañías aseguradoras y coberturas a tu disposición. En un click las tienes todas. ¡Compruébalo!

Deja tus comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.